sábado, 20 de junio de 2015

Nos quedamos sin agua y la NASA lo demuestra

Desde <--> alertacatastrofes



La agencia aeroespacial ha publicado un estudio que asegura que un tercio de las masas de agua que discurren bajo tierra se están agotando Nos estamos quedando sin agua. 

Así lo demuestra un gráfico publicado por la NASA en el que se aprecia cómo los acuíferos subterráneos más grandes del mundo se agotan a un ritmo alarmante. Gracias a los satélites lanzados al espacio, la agencia aeroespacial ha podido realizar una primera estimación sobre la situación de las masas de agua dulce que discurren por debajo de la tierra, y los resultados han reflejado un panorama preocupante: un tercio de las mayores cuencas están en las últimas.

“La situación es bastante crítica”, afirma Jay Famiglietti, científico de la Nasa.Según las estimaciones publicadas, 13 de los 37 acuíferos subterráneos más grandes han rebasado sus puntos límites de sostenibilidad.

Esto significa que se ha sacado más agua de ellos de la que la naturaleza ha sido capaz de devolver a sus cauces desde 2003 hasta 2013 –el tiempo que duró el estudio–. Ubicados en regiones tan dispares como India, China, Francia o Estados Unidos, estas masas de agua ven bajar sus niveles a un ritmo frenético por el uso irresponsable que se da de ellas.


“¿Qué sucede cuando un acuífero muy estresado se encuentra en una región con tensiones socioeconómicas o políticas que no pueden complementar la disminución de los suministros de agua lo suficientemente rápido?”, se preguntó Alexandra Richey, autora principal del estudio, para concienciar sobre la necesidad de que los países menos desarrollados trabajen en políticas al respecto. Los expertos apuntan a la teoría de que las reservas de agua subterráneas serán probablemente mucho menores que las estimaciones realizadas hace décadas.

El derroche de agua o su utilización irresponsable no es un tema baladí, pues estos acuíferos suministran el 35% del agua dulce consumida por los seres humanos en todo el mundo. Según los datos recogidos por los satélites GRACE de la NASA, el acuífero que presenta más dificultades es el árabe, una fuente de agua utilizado por más de 60 millones de personas. Después, la cuenca del Indo –en la India y Pakistán– y la cuenca del Murzuk-Djado –en Libia y Níger– son las más afectadas.

Fuente y Credito a www.alertacatastrofes.com