Una niña de ocho años sugiere una posible cura para el cáncer