07 diciembre 2014

Dos Luces Tras La Ventana

( todos los fin de semana comparto algo relacionado al genero del terror ) 

 Esta es la historia de un chico de 24 años...

 El vivía con sus padres, y padecía de muchos problemas de insomnio. Su madre no quería darles pastillas, porque ella decía que eran muy malas y que podrían ocasionarle problemas. Cada noche era como un ritual para el, siempre se ponía a ver televisión, leía libros e incluso prendía la computadora, pero nada conseguía hacerlo dormir.

Una noche, después de hacer todo esto el se acuesta, y se mueve de un lado para el otro, buscando una posición cómoda para que pudiera dormir, pero no lo consigue. Entonces en uno de esos movimientos, su vista se fija sobre la ventana, y el puede observar lo que se supone que son dos luces a través de la cortina.

 Dos luces naranjas, una al lado de la otra. Y en ese momento el se distrae viendo las luces. Empieza a pensar sobre su familia, sobre su novia, sobre sus amigos y en una de esas cierra los ojos y se queda dormido.

Al día siguiente se despierta muy feliz, porque por fin pudo dormir. Al anochecer empieza a recordar: "Las luces..." "Las que estaban en la ventana aquella noche" Entonces otra ves ojeo sobre la ventana, y las encontró. Otra ves empezó a pensar sobre su familia, sus amigos y en una de esas otra ves cierra los ojos un momento y se queda dormido.



 Al otro día muy contento al despertar dice: "Que bien, las dos luces" "Me ayudan de mucho" Y en ese momento el empieza a pensar: "¿De donde vienen esas luces?" Así que el se acerca a la ventana y abre la cortina, y se pone a buscar de donde provienen aquellas luces que siempre ve, pero por mas que busque, no encuentra un faro de luz al lado del otro, sino que están separados y sigue mirando de un lado a otro, y sigue mirando los faro de luces que estaban separados.

Entonces se pone a pensar: "Pero si vi esas luces la noche anterior" "Y la anterior también, donde están?" Y en un acto, para acomodarse, el apoya su brazo sobre su ventana, y puede sentir como si estuviera cortado.

El baja la mirada hacia donde supuestamente estaba cortado y puede ver unas marcas de garras, que habían sacado la madera del borde.

 Desde ese día, nunca mas pudo dormir...