sábado, 13 de diciembre de 2014

A Barbara no le gusta que la vean

( Todos los fin de semana comparto algo relacionado con el genero del terror )

Era una familia joven que tuvieron a su única hija, la amaban con todas sus fuerzas pero, el padre, la amaba con una amor realmente profundo y sentimental.

Cuando ella cumplió 7 el papá la atiborró de regalos: muñecas finas y caras, patines, una bicicleta e inclusive una laptop, pero la niña se encariñó con el regalo más simple que era un cuaderno y unos crayones.

La niña dibujaba todo lo que podía: a su perro, al gato del vecino, etc . . . y su padre le encantaba verla dibujar y que le enseñara sus dibujos. Un día el padre vio sus dibujos y algo extraño le recorrió la espina, en el dibujo de la niña había una 'criatura' como humana pero doblada a la mitad y viéndola directamente, le salía sangre de la boca y todos los trazos los había hecho con crayón rojo.

Cuando llegó la niña el papá le preguntó que qué era ese ser de sus dibujos a lo cual la niña le contestó: 'Es Bárbara, pa', y ella viene todas las noches a visitarme antes de irme a dormir...

El padre se asusto, y creyó que eran unos maleantes que se reunían por su casa, o de verdad iba una señora a visitarla a través de la ventana. Así que su padre, muy inteligente fue a comprar unas cámaras de vigilancia y las puso, una en la ventana y la otra en la puerta.

Al día siguiente revisó las grabaciones pero no vio nada, cuando llegó su hija le preguntó: '¿Hija viste a Bárbara esta noche?' y la niña le contestó: 'Si pa'. El papá con miedo cambió de lugar las cámaras y las puso dentro de la habitación de la niña una en la puerta y la otra en el clóset.



 Al día siguiente vio las grabaciones y sólo vio que su hija se movía mucho pero nada más. Cuando ella llegó estaba muy nerviosa, y el papá le volvió a preguntar: '¿Viste a Bárbara esta noche, hija?', La niña no contestó y le volvió a preguntar hasta que la hija sudando le contestó: 'Si pa, y me dio un mensaje para ti...

Dijo que me lastimaría si sigues, dijo que te haría sufrir el resto de tus días si sigues, pa
A BÁRBARA NO LE GUSTA QUE LA VEAN...