La órbita terrestre afecta a la estabilidad de la Antártida