lunes, 29 de septiembre de 2014

Pasos

( todos los fin de semana comparto algo relacionado al genero del terror )

Jorge era un joven de solo 18 años, que para tener esa edad ya vivía solo en una casa de 2 pisos, estudiaba de  ingeniería y tenia un trabajo bien buen pago. A decir verdad no se podía quejar de nada a excepción del cansancio y el poco tiempo que disponía quizas.

Un día ya de muy tarde volviendo de su trabajo, se dedica a prepararse la cena aunque piensa que ya era muy de noche y comer e irse a dormir no iba a hacer muy sano de su parte, el sufría de acidez lamentablemente. Así que se cuidaba mucho con las comidas.  Por lo tanto opta por simplemente hacerse un café con un par de galletas y luego irse a la cama.

Al cabo de unas 2 horas cuando finalmente esta acostado sobre su cama, esta a punto de entrar en la barrera del sueño por querer llamarlo de alguna forma a eso, cuando sin previo aviso en medio de la noche escucha unos sonidos extraños que provienen de arriba, de lo que el cree que son del segundo piso mas precisamente en el ático.

No le da mucha importancia, el cree que es algún pequeño animal que se metió sin previo aviso al ático, aunque a decir verdad los pasos se notaban bastante pesados, como si fuera algo relativamente grande...

Sin darle mucha importancia procede a dormir e investigar en la mañana. Cuando finalmente despierta eso de las 9AM de la mañana, recuerda lo sucedido en la noche, así que se dirige lentamente hacia el ático, saca las escaleras para poder subir y sube lentamente a dicha habitación que de por cierto era bastante mugrienta y algo oscura.

Luego de mirar y hacer una radiografía del lugar no encuentra ni ve señales de ningún posible animal que haya podido entrar o que viva ahí, nada... solo cosas viejas y mugre por todos lados.

Cuando nuevamente llega la noche y esta en su cama acostado esperando que el sueño le llegue como si fuera algo que viene a nosotros en algún momento de la noche, vuelve a sentir los pasos en el ático...

Esta vez esta mas despierto que la otra noche, esta empezando a enojarse por no saber que puede ocasionar ese ruido, así que se levanta de su cama y se dirige lo mas rápido posible al ático con su linterna para poder descubrir así el causante del sonido.

Cuando llega, baja las escaleras y logra subir, nada... no se ve nada, y lo mas importante no se escucha el sonido.  Asi que se vuelve a ir a su dormitorio algo confuso pero sin mas que hacer decide que no tiene que darle mas importancia a esto que seguramente es algún animal pequeño que no pudo descubrir aun.



Se sienta en su cama pensando aun en eso y esta apunto de acostarse para nuevamente poder tratar de dormir cuando vuelve a escuchar los pasos pero esta vez fue muy diferente... Esos pasos se escuchaban mas pesados y mas fuertes que antes, ademas un detalle... El sentía que esos pasos por el sonido que hacían tenia que ser de algo o alguien muy pesado, no había manera de que fuera un pequeño animal, y lo peor de todo es que parecía que tenia inteligencia, ya que el noto que los pasos se movían sobre donde el estaba ubicado, es decir de alguna u otra forma los pasos parecían seguirlo a el a donde quiera que se mueva en el cuarto.

Se empieza a aterrar asi que esta vez con miedo pero con  mucha bronca agarra nuevamente la linterna y esta vez tambien lleva un bate de béisbol para afrontar sea lo que sea que este ahí arriba.

Pero nuevamente para la desgracia de nuestro amigo Jorge, nada... ni escucha esos sonidos, ni ve ningún animal ni persona, ni siquiera ve nada moviéndose en alguna esquina o señales de que algo se moviera en el ático, parecía estar todo como lo vio la primera vez, nada estaba fuera de lugar, era como si nadie nunca hubiera estado ahí...

Así que se resigna y algo fastidiado regresa a su habitación y se queda sentado en su cama, pero esta vez pese al enojo, miedo, fastidio y todas las posibles sensaciones que haya sentido en esos momentos de incertidumbre. Se queda esperando en la oscuridad de su cuarto sentado, esperando nuevamente escuchar esos sonidos, y para la mala fortuna los vuelve a escuchar... Pero esta vez se le viene una idea rápidamente a Jorge, algo que no se le ocurrió antes, lo cual lo aterra pero era la única respuesta al porque de nunca lo pudo ver sea lo que sea que este haciendo ese ruido, y esa respuesta era simple... Sea lo que fuera esa cosa que provocaba esos sonidos tan pesado, estaba en el propio techo de su habitación... y no el ático como el creía...

Es así que Jorge lentamente se levanta de su cama, se dirige lentamente al interruptor de luz de la habitación con el bate de béisbol en la mano, por si su teoría llegaba a ser la correcta.

Finalmente Jorge llega al interruptor, enciende la luz con mucho miedo y mira lentamente hacia arriba... y ahí estaba... algo indescriptible sin forma posible alguna, y que tambien seria lo ultimo que vio en su vida luego de lanzar un grito de terror...