Los movimientos violentos de cabeza pueden provocar problemas de salud