Un objeto extraño en un lago de la mayor luna de Saturno mantiene en vilo a los científicos