Los padres homosexuales son mucho más flexibles neurológicamente que los heterosexuales