viernes, 13 de junio de 2014

Los impactantes efectos en la salud mundial del desastre de Fukushima



1. Contaminación de la piel
 La contaminación de la piel sigue siendo uno de los mayores riesgos después de un desastre radiológico como el de Fukushima. La exposición de la piel a los productos químicos y la radiación puede provocar problemas superficiales en la epidermis y daños endocrinos.

 2. Trauma psicológico
 Los datos indican que los trabajadores y madres de niños de corta edad corren mayor riesgo de sufrir trastornos de estrés postraumático, depresión y ansiedad después de una catástrofe radiológica. Estos efectos pueden ser el resultado directo de la exposición a la radiación, y la radiación en sí puede estar directamente relacionada con los trastornos del estado de ánimo.

 3. Cáncer 
Los científicos y las agencias de salud gubernamentales han sido conscientes sobre los riesgos del impacto de la radiación tanto en seres humanos como animales. Los altos niveles pueden ser fatales y aumentar las probabilidades de defectos genéticos hereditarios.

4. Daño de la tiroides
 El yodo-131, un radioisótopo de yodo que se encuentra en la fisión nuclear, se acumula rápidamente en la tiroides sustituyendo al yodo beneficioso. Este isótopo de yodo puede causar cáncer de tiroides e hipertiroidismo. Los desastres nucleares como Chernóbil, Hiroshima y Fukushima han dado lugar a un incremento de los casos de cáncer de tiroides.



5. Las mujeres 
están en mayor riesgo Investigaciones realizadas en áreas próximas a la central de Fukushima sobre el impacto de la radiación en la salud de hombres y mujeres, demostraron que las mujeres son más sensibles a los efectos de la radiación y las mujeres embarazadas son quienes muestran un mayor riesgo de susceptibilidad.

6. Problemas en el embarazo
 Las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de desarrollar problemas relacionados con la deficiencia de yodo al ser expuestas al yodo-131, un problema que puede provocar aborto involuntario, muerte fetal, entre otras complicaciones. A medida que pasan los años después del desastre de Fukushima, las autoridades japonesas ignoran los posibles efectos que la radiación tendrá en las mujeres embarazadas y sus hijos.

 7. Trastornos de la tiroides y los recién nacidos 
A pesar de la multitud de efectos para la salud del feto en desarrollo, la investigación ha puesto al descubierto graves problemas derivados de la radiación en la glándula tiroides de los niños recién nacidos. Entre marzo y junio del 2011, los problemas de tiroides se dispararon un 28% en los bebés que nacieron en localidades estadounidenses costeras del Pacífico.

8. Cáncer de tiroides en niños
 Hasta la fecha y tras la catástrofe de Fukushima, 44 menores japoneses que viven cerca de la planta nuclear han desarrollado cáncer de tiroides, un incremento significativo en comparación con los casos de cáncer antes del accidente.

fuente y credito a www.alertacatastrofes.com