sábado, 7 de junio de 2014

El reciclaje de las aguas residuales será el futuro sostenible de Singapur

Desde <--> efeverde
Visita!! -- www.efeverde.com

Singapur, una próspera ciudad-Estado del Sudeste Asiático sin recursos naturales, apuesta por el reciclaje de las aguas residuales para asegurar la sostenibilidad del país ante la carencia del preciado líquido.



La diminuta nación, que tiene la tercer mayor densidad poblacional del mundo con 7.669 habitantes por kilómetro cuadrado, carece de grandes afluentes y su orografía no permite la construcción de nuevas reservas de agua.

Las aguas grises (empleadas en el lavado de platos, ropa o en la ducha, por ejemplo) se diferencian de las aguas negras (aquellas que utiliza el inodoro) al no contener la bacteria E.coli, bacilo destinado al proceso digestivo. El alto coste del proceso hacía inviable el proyecto en ese momento.

Sin embargo, en el año 2000, NEWater (un juego de las palabras inglesas nuevo y agua) abrió la primera de las cuatro plantas de reciclaje de aguas residuales con las que cuenta en la actualidad y que en conjunto, según estimaciones oficiales, abastecen cerca del 30 por ciento del consumo de agua de Singapur. “NEWater es el pillar de la sostenibilidad hídrica de Singapur.

Desde su puesta en funcionamiento es el principal suministrador del sector no doméstico”, declara a Efe Joy Tan, portavoz de la agencia nacional para el agua de Singapur (PUB). Durante un exhaustivo proceso, el agua usada se filtra a alta presión por varias membranas diseñadas para separan las suciedad del líquido, que después es expuesto a luz ultraviolenta con el cometido de matar las bacterias y desinfectarlo.



 “Tras más de dos años de estudios y 100.000 pruebas los resultados demuestran que la calidad de NEWater sobrepasa los estándares de la Organización Mundial de la Salud para el agua potable”, señala Tan.

En meses de escasez de lluvia o sequía, como la sufrida el pasado febrero, el mes más seco en Singapur desde 1869, la agencia gubernamental “recarga” con NEWater las reservas acuíferas “para que se mezclen antes de someterlas al tratamiento convencional en el abastecimiento de agua”, apunta la portavoz. “La producción de NEWater ha aumentado hasta los 100 millones de galones de agua (más de 378 millones de litros) diarios para uso industrial y para recargar las reservas con 35 millones de galones (132 millones de litros) al día” en toda su capacidad, apunta la agencia singapuresa.

En grandes eventos, además, el Gobierno reparte de manera gratuita botellas de NEWater, ya procesadas para que obtengan propiedades minerales, que sirven para dar a conocer el proyecto a la población y concienciar sobre el despilfarro de agua.


La institución internacional premió a NEWater con el galardón “Water for life” (“Agua para la vida”) en la categoría de “mejor participación, comunicación, sensibilización y educación práctica”. Además del reciclaje de aguas, Singapur cuenta con otras dos fuentes para lograr el objetivo del autoabastecimiento: la recolección de agua de lluvia y almacenado en acuíferos y embalses (que aporta un 30 por ciento) y la desalinización del agua marina (cerca del 10%).

 Sin embargo, la fuente más estable para suplir la distribución de agua se apoya en el acuerdo comercial que la ciudad-estado selló en 1962, antes de su total independencia, con Malasia, que a través de una compleja red de cañerías y conductos soterrados contribuye con un 30 por ciento del avituallamiento. Este contrato expirará en el 2061, fecha para la cual la agencia hídrica singapuresa espera cubrir una demanda de al menos el 50 por ciento del gasto de agua a través del reciclaje de aguas residuales, bajo la marca NEWater.

El gran reto de Singapur será contener gran la demanda de agua ante el planificado aumento de población, de los 5,3 millones de habitantes actuales a los 6,9 millones para el 2020, y el incremento de la actividad industrial.

fuente y credito a www.efeverde.com