sábado, 14 de junio de 2014

¿Aficionarse a jugar fútbol a los setenta años es bueno para la salud?

Desde <--> aimdigital.com.ar

Se sabe, por estudios anteriores, que los hombres en torno a los 70 años de edad que han jugado al fútbol durante toda la vida poseen un equilibrio postural y una fuerza muscular rápida que son comparables a los de hombres de 30 años sin preparación. Un equipo de científicos ha investigado qué efectos tiene ponerse a jugar al fútbol con regularidad en hombres mayores sin preparación y con escasa experiencia futbolística.


Los sujetos de estudio comenzaron a entrenarse con el fútbol y a jugar, realizando esta actividad durante una hora dos veces por semana a lo largo de cuatro meses.

 Después de estos cuatro meses, se comprobó que los hombres habían alcanzado mejoras claras en su función muscular, su mineralización ósea y su cantidad máxima de oxígeno transportada desde los pulmones hasta el tejido muscular activo.

 Los resultados proporcionan fuertes evidencias de que el fútbol es una forma de entrenamiento físico intensa, versátil y efectiva, incluso para hombres de edad avanzada sin preparación. Tal como subraya Krustrup, se podría decir que nunca es demasiado tarde para empezar a jugar al fútbol. Este juego impulsa la capacidad física y la salud cardiaca, y minimiza el riesgo futuro de caídas y fracturas fuera del terreno de juego en hombres de la tercera edad que nunca han jugado antes al fútbol o que no lo han jugado desde hace décadas. Además, es una forma divertida, social y efectiva de entrenamiento periódico de alta intensidad que está abierta para todos.



A la hora de escoger si realizar una gimnasia aburrida, que solo sirve para mantenerse en forma, o bien optar por una actividad que hace prácticamente lo mismo y además es un juego, obviamente es más fácil decantarse por lo segundo, pues divierte más y hace mucho más llevadero incorporarlo al estilo de vida. Tan considerables mejoras en capacidad aeróbica y en fortaleza muscular les facilitan a los jugadores el vivir una vida activa y superar los retos físicos del día a día, tales como subir las escaleras, ir a comprar, usar una bicicleta para algunos desplazamientos, y hasta trabajar en el jardín de casa.

fuente y credito a www.aimdigital.com.ar