“Nos comeremos unos a otros”: la tétrica advertencia de un experto en superpoblación