Estudio revela que el consumo de fibra puede salvar la vida. Entérese cómo