martes, 20 de mayo de 2014

Especialista advierte riesgo de un gran terremoto en la Ciudad de México

Desde <--> pijamasurf
Visita!! --  pijamasurf.com


EL DIRECTOR DEL CENTRO DE INSTRUMENTACIÓN Y REGISTRO SÍSMICO (CIRES), JUAN MANUEL ESPINOZA, ADVIERTE QUE LOS MOVIMIENTOS TELÚRICOS DEL PASADO 18 DE ABRIL AMENAZAN CON PROVOCAR UN SISMO DE GRAN POTENCIA.

Los sismos son uno de los desastres naturales más temibles. Cuando se presenta un movimiento telúrico fuerte, generalmente toma por sorpresa a los habitantes, y aflora la vulnerabilidad . En México el temblor de 1985 aleccionó y unió a sus habitantes de una manera práctica y simbólica. Los sobrevivientes cuentan que tras la tragedia, y la ineficiencia del gobierno, los mexicanos advirtieron que el estado no era indispensable cuando la unión comunitaria hace cohesión. Ese temblor causó grandes lastres.

Según el gobierno de Miguel de la Madrid, que maquilló las cifras e incluso los primeros días se negó a aceptar la ayuda internacional, la cantidad de víctimas fatales fueron 6,000 personas –pero algunos trabajos periodísticos revelaron que la cifra rondó los 10,000. La Ciudad de México está asentada sobre una extinta laguna que se formaba entre la zona enmarcada por volcanes, el mismo lodo fino que yacía bajo el agua, es el que hoy sostiene la ciudad, por ello, los sismos son tan fuertes en la urbe, aunque el epicentro se encuentre distante. El pasado mes de abril se sintieron al menos dos temblores, el último de ese mes el 18 de Abril, que no causó mayores incidentes, y otro de menor escala el 19 de Mayo.



A raíz de estos movimientos, el director del Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (Cires), Juan Manuel Espinoza informó que se espera un gran terremoto en la brecha de Guerrero, un estado colindante.Como prevención el gobierno del Distrito Federal y el Cires establecieron después del 18 de abril un sistema de alerta temprana (70 segundos antes del sismo), que con receptores de señal sísmica, y llamadas por radio, alertarán a los gobiernos de Guerrero y de la Ciudad de México de registrarse movimiento en la brecha de Guerrero para que se anuncie a la población. “No podemos alarmar a la población. Sabemos que el peligro es real y que puede ocurrir en cualquier momento.”

 La organización Cires fue fundada tras el terremoto de 1985. Aunque no se tiene precisión sobre el probable hecho, se está trabajando en estos sistemas de alerta para que los habitantes puedan estar preparados. Lejos de causar pavor en la población, se trata de aprovechar la información y las tecnologías que hoy pueden salvar vidas.

fuente y credito a pijamasurf.com