Escogemos a parejas con un ADN parecido al nuestro