domingo, 13 de abril de 2014

La agonía del agua dulce

Desde <--> aimdigital.com.ar

El 70 por ciento de la superficie terrestre está cubierta de agua. Solo el 2.5 por ciento del agua disponible es dulce, pero de esta el 70 por ciento está congelada en los glaciares, y el resto está en los suelos como humedad o está encapsulada en profundos mantos subterráneos. Hoy día menos del 1 por ciento del agua dulce están disponibles para consumo.

Hoy un 18 por ciento de la población mundial (más de 1.100 millones de personas) no tiene acceso a agua potable, y más de 2.400 millones de seres carecen de saneamiento adecuado. Más de 2.200 millones de personas, la mayoría niños, mueren cada año a causa de enfermedades asociadas a la falta de agua potable. Se estima que el consumo de agua aumentará en un 40 por ciento en los próximos años.

 El consumo global de agua dulce se ha multiplicado por seis entre 1900 y 1995, mientras que la población solo lo ha hecho por 3. El consumo total de agua se ha triplicado desde 1950, sobrepasando los 4.300 KM3/año. Para el 2025 según los expertos dos tercios de la población mundial vivirá en países con escasez moderada o severa de agua. Por otra parte, la distribución del agua dulce es muy desigual. Solo el dos por ciento de la precipitación mundial cae en las zonas áridas y semiáridas, que representan el 40 por ciento de la masa terrestre. Las causas de esta crisis anunciada del agua son varias; todas relacionadas con el hombre: cambio climático, deforestación, contaminación de fuentes, sobreuso, sobreexplotación, desperdicio.

Pero también en cuanto a calidad hay otros factores que afectan en agua, entre ellos: -la mayor parte de la población vive en cuencas compartidas, lo que provoca mayor competencia en cuanto a su uso (58 en América). -la situación jurídica de protección y manejo del recurso es ambiguo y no se ajustan a las realidades actuales. -la falta de recursos económicos para tener redes adecuadas de distribución y contar con plantas de tratamiento y evitar su contaminación. -la falta planificación en el crecimiento de ciudades y proyectos (industriales, turisticos, agrícolas).Se presiona peligrosamente el recurso agua. El sector agrícola con la irrigación es el mayor consumidor de agua del mundo (65 por ciento).Son pocos los países que cuentan con un riego eficiente. Luego tenemos al sector industrial con un 25 por ciento. Finalmente esta el sector domestico y de otros usos urbanos con un 10 por ciento. Un dato interesante es que para el 2015 el uso industrial subirá al 34 por ciento, en detrimento al uso agrícola y doméstico. Hoy el agua potable llega de fuentes cada vez más lejanas, de embalses o ríos.


 Pero también una gran mayoría, proviene de fuentes subterráneas (constituyen el 97 por ciento del agua dulce del mundo), las cuales estamos sobreexplotando y contaminando. Según un estudio, el agotamiento incontrolado de las fuentes de agua subterráneas representa una seria amenaza para la seguridad de los alimentos en muchos países pobres. Bueno, no solo para la alimentación; también para la salud y paz social, agregaríamos nosotros. La escasez del agua es un problema hidrológico que ha derivado a un problema humano, y de seguridad nacional en algunos países. Pero también se ha convertido en un problema económico, pues es demandado en un 90 por ciento de las actividades económicas. En consecuencia, tenemos grandes desafíos para el agua .Entre ellos: proteger y recuperar la fuentes principales (deforestadas, erosionadas, salinizadas); distribuirla correctamente (a todos los usos con prioridad al doméstico); dar agua de calidad; controlar la contaminación de las agua superficiales y especial de las subterráneas; aprender a reusar el agua; aprender a no desperdiciar este recurso vital; darle un valor económico al agua. Pero quizás el principal desafío es mental: que aprendamos que el agua no es un recurso inagotable.

fuente y credito a aimdigital.com.ar