Enfermedades respiratorias siguen en aumento por efecto de gases lacrimógenos