Una erupción volcánica podría ser una de las causas de la desaparición de los dinosaurios