Un 'detector de la muerte' predice el riesgo de una persona sana a fallecer en cinco años