Dos copas de vino al día reducen a la mitad el riesgo de mortalidad