Científicos podrían pronosticar fecha de la muerte desde la infancia