Escalofriante sonido procedente del One World Trade Center desconcierta a los neoyorquinos