El gigante del aceite de palma Wilmar se compromete a no destruir los bosques