Arqueólogos afirman que los guerreros de terracota poseían armas adelantadas a su tiempo