sábado, 2 de noviembre de 2013

Venezuela: ¿Un país de gorditos?


Se dice que tres de cada 10 niños venezolanos sufren de obesidad, cifra que se mantiene en aumento. Y de no tomarse las previsiones adecuadas en un futuro no muy lejano, Venezuela podría convertirse en un país de gorditos. Pablo Hernández / RNW “Empanadas, hamburguesas, pescado frito, salchipapa y chocolate”, esas son las cinco comidas preferidas de Richarson Aventura, un niño venezolano de 10 años que forma parte de los 50 millones de niños en el mundo que sufren de sobrepeso (OMS). Richarson nos cuenta que a su salón de clases asisten unos 40 niños y niñas, y que al menos cinco de ellos sufren de sobrepeso. No obstante, al niño le preocupa llegar a ser un adulto pasado de kilos.

“Yo quiero comer mejor, yo sé que como mucha grasa y eso es malo para los seres humanos… Yo quiero ser un adulto flaco, pero también la comida me gusta mucho”, reconoce. Los venezolanos tienen en su haber alimenticio títulos no muy alentadores, como el segundo lugar entre los países consumidores de la galleta “Oreo”, como se dio a conocer en el centenario de este producto. En la primera posición se ubica Estados Unidos. En tal sentido, el presidente de la Sociedad Científica Venezolana de Obesología, Néstor Abreu, señalaba que “Venezuela no posee una campaña agresiva contra la obesidad desde el punto de vista gubernamental. Aunque se han dado algunos pasos, son completamente iniciales”.

  Sobrepeso, un asesino silencioso
La obesidad se puede definir como el índice de más del 20 o 25 % por encima del peso ideal. Estos índices se determinan de acuerdo a variables como estatura, masa muscular, edad, entre otras. En el caso venezolano, la primera causa de muerte se debe a los problemas cardíacos, enfermedades cardiovasculares que están directamente ligadas a los malos hábitos alimenticios y al descuido de la población para realizarse periódicamente chequeos médicos. Según expertos en el área, los principales responsables de esta problemática son los padres, quienes no sólo alimentan mal a sus hijos, sino que les educan terribles hábitos alimenticios. Muchos padres y madres, abuelos y tíos; piensan que estar saludable es verse rellenito, de allí las expresiones como: “Ese niño tan gordito y bello” o “Pobre muchacho se le ven las costillas”. En síntesis, el mito de la cultura venezolana sobre el peso y el “cómo deben lucir los niños” es el principal cómplice de un asesino en serie silencioso: el sobrepeso.



  Las cifras existentes
Un estudio del Instituto Nacional de Nutrición venezolano realizado entre 2008 y 2010 revela que tras el análisis de los casos de 10.000 niños y niñas del país, con edades comprendidas entre los 5 y 16 años, un 22% sufría sobrepeso, mientras el 15% sufría desnutrición. Las cifras varían de acuerdo a la zona geográfica, pero sobretodo con el nivel adquisitivo de cada familia. Mientras tanto, en el estudio Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2012, realizado por la FAO (Food and Agriculture Organization, ONU), allí se revela que el 31% de la población venezolana sufre obesidad. Por último, una investigación de Unicef llamada Mejorando la nutrición infantil afirma que en Venezuela existen 468.000 niños/as menores de 5 años que sufren de desnutrición crónica. Además sitúa al país en el puesto 43 del ranking de desnutrición infantil.

  Lo que se ha hecho y lo que falta por hacer 
Es importante destacar que el gobierno ha realizado importantes esfuerzos en materia alimentaria, sobretodo en los más pequeños. Iniciativas como el PAE (Programa de Alimentación Escolar) han logrado reducir los índices de desnutrición infantil. Una legislación como la Ley de Protección, Promoción y Apoyo a la Lactancia Materna también ha incrementado una mejor alimentación para los recién nacidos, impulsada principalmente por programas que promueven el uso de la leche materna. En cuanto a la obesidad, el país caribeño aún parece no poseer los correctivos necesarios para esta situación. En reiteradas oportunidades el presidente de la república Nicolás Maduro, tildó de “positivo” el hecho de que muchos venezolanos estén “panzones”, tan solo con estas palabras refleja el poco conocimiento existente del problema de salud que representa el sobrepeso.

Sin embargo, hace pocos días, autoridades en materia de Salud y Nutrición venezolanas participaron en una Capacitación sobre Prevención de Sobrepeso y Obesidad Infantil en Latinoamérica y el Caribe, organizada por la Comisión de Alimentación y Nutrición de Puerto Rico, país sede de esta actividad en la que participaron también Aruba, Costa Rica, México, Ecuador, República Dominicana, San Martín y Curazao. Mientras la discusión política diaria apunta hacia la escasez de alimentos, poco se profundiza en promover una buena nutrición. La mala alimentación y el sedentarismo del venezolano promedio, podrían conducir a un problema de salud pública. Quizás en ese momento se pueda afrontar el problema con mayor fuerza.

fuente y credito a lapatilla