Una nueva cepa del VIH conduce a un desarrollo más rápido del SIDA