Japón establece una reducción del 3,8% en sus emisiones de efecto invernadero