Un lago de la muerte convierte a los animales en estatuas