Shell provoca en Nigeria un desastre ambiental 20 veces peor que el Prestige