Olas de calor extremo podrían asfixiar la Tierra para finales de siglo