Mujer australiana revive tras 42 minutos de muerte clínica