Los glaciares que cubren las cumbres de las montañas las protegen de la erosión