Un antibiotico veterinario podría curar un cáncer infantil