Trabajar de noche podría duplicar el riesgo de contraer cáncer de mama