Tener cáncer protege del alzhéimer