la combinación del cigarro y el alcohol acelera el declive cognitivo