Hay tres veces más probabilidades de encontrar vida en la Vía Láctea