El consumo regular de un litro de cerveza a la semana causa anomalías en el cerebro