¿Qué tienen en común el mal aliento y el olor de un cadáver?