El peligro de chocar con otros mundos