Una dieta de cerebros dio energía extra al 'Homo erectus' y aceleró su evolución