Un hallazgo podría reescribir la historia de Australia