jueves, 2 de mayo de 2013

Comprobado: Los británicos practicaban el canibalismo en el Nuevo Mundo


Los primeros colonos británicos del asentamiento de Jamestown, ubicado en Virginia (EE.UU.), dejaron unas huellas claras de canibalismo. Los arqueólogos del Instituto Smithsonian aseguran que recurrieron a esas prácticas en más de una ocasión.



La adolescente tenía solo 14 años cuando murió o fue asesinada, estiman los expertos. Sus huesos fueron cortados y desollados de una manera profesional, que aplican los carniceros, inmediatamente después del deceso. Los paisanos (las herramientas usadas evidencian que no eran indígenas) quitaron raspando todos los tejidos blandos, incluido el cerebro. Según dice el antropólogo Douglas Owsley, jefe de una división del Museo de Historia Natural del Instituto Smithsonian, los restos muestran que hubo "una intención clara" de desmembrar el cuerpo, remover el cerebro y la piel del rostro para su posterior consumo.
Además de la calavera y la mandíbula inferior, de 'Jane' se conservó una pierna. Y asimismo tiene marcas de una cuchilla afilada, aplicada primero de forma tentativa y luego con fuerza, muestran los arqueólogos. Distintas fuentes históricas señalaban que los pobladores del asentamiento, fundado en 1607 sobre el río James, dos años más tarde padecían hambruna y algunos se salvaron recurriendo a la antropofagia. Se estimaba que hasta el 80% de los colonos que habían viajado desde Gran Bretaña falleció durante el mortal invierno entre 1609 y 1610. Pero no todos los historiadores confiaban en aquellos testimonios. Ahora se trata de "una prueba muy sólida" de esa terrible práctica en Jamestown, considera Owsley. Y otros restos humanos, aunque peor conservados, también lo confirman.

fuente y credito a actualidad.rt