lunes, 8 de abril de 2013

Un cometa pasará cerca de Marte


Esta imagen de archivo, muestra las pisadas del robot Curiosity en Marte, que fueron enviadas a la NASA el 28 de agosto de 2012. AFP


MADRID, ESPAÑA (08/ABR/2013).- Un cometa, bautizado C/2013 A1 Siding Spring, se acerca a Marte y pasará a unos 118 mil kilómetros de su superficie en octubre del año próximo. La probabilidad de impacto es baja (uno en ocho mil), pero los expertos de la NASA que están siguiéndolo no han determinado aún la órbita del objeto con precisión y no pueden descartar completamente el choque con el planeta vecino. Mientras tanto, los científicos empiezan ya a preparar sus naves en el suelo y en órbita de Marte para protegerlas, si es preciso, y, en cualquier caso, para observar el paso de ese cuerpo procedente de las regiones exteriores del Sistema Solar. El cometa fue descubierto hace tres meses, el 3 de enero de este año, en el observatorio australiano de Siding Spring que le ha dado nombre. Con los primeros cálculos de su órbita los expertos anunciaron que pasaría a sólo 50 mil kilómetros de la superficie de Marte (dos veces y media la distancia de su luna más exterior, Deimos) y la probabilidad de impacto rondaba el uno en 600. Pero los científicos rebuscaron en bancos de datos astronómicos y han encontrado su rastro en imágenes que se remontan a octubre del año pasado, con lo cual han afinado las estimaciones y han alejado el punto de máxima aproximación y Marte y reducido el riesgo de choque. Ante la novedad, los investigadores que se dedican a Marte están, por un lado, frotándose las manos por las observaciones que podrán hacer desde allí con sus sondas en órbita y en el suelo marciano. Pero, por otro lado, tienen que preparar sus artefactos por el acercamiento del C/2013 A1 Siding Spring.
Si es preciso pueden, por ejemplo, hacer maniobrar a sus naves en órbita de Marte para que estén al otro lado del planeta justo cuando cumpla su máxima aproximación el cometa, según informa Space.com. Aunque no recibiesen el impacto del cuerpo celeste visitante –de momento, y a la espera de cálculos más precisos, esta eventualidad no es inquietante en absoluto pero conviene contar con todos los escenarios posibles-, incluso un grano de polvo del cometa, viajando a una velocidad relativa de 201 mil 600 kilómetros por hora, puede hacer mucho daño en un satélite. En órbita de Marte están funcionando ahora dos sondas de la NASA (Mars Odyssey, Mars Reconnaissance Orbiter) y una de la Agencia Europea del Espacio (Mars Express) y en el suelo están operando el veterano Opportunity (su gemelo Spirit enmudeció en marzo de 2010) y el gran Curiosity. Desde allí, el paso del cometa será todo un espectáculo en el cielo. Otro satélite de la NASA, el Maven, partirá este año hacia Marte. Las naves en órbita podrán fotografiar el cometa a su paso. “Puede haber resultados científicos fascinantes como resultado de las observaciones del núcleo, el coma y, por supuesto, la cola, del C/2013 A1 Siding Spring con varios instrumentos que están en Marte”, ha comentado a Space.com Richard Zurek, uno de los responsables del programa de Marte del Jet Propulsión Laboratory (California). En cuanto al Curiosity y el Opportunity, ambos están en latitudes ecuatoriales y sus mejores vistas del cometa las tendrán antes del anochecer apuntando cerca del horizonte, hacia el sureste. Toda la campaña de observación con estos robots hay que prepararla con tiempo. El objeto que se acercará a Marte debe llevar viajando más de un millón de años y los especialistas siguen estudiándolo. Por ahora estiman su tamaño entre cuatro y 48 kilómetros, y suponen que procede de la nube de Oort, la esfera de cometas y asteroides situada en los límites del Sistema Solar, a un año luz de distancia de la estrella. La NASA ha explicado que este cometa llega “completo”, con sus gases volátiles, mientras que los que pasan a menudo por las proximidades del Sol han perdido en gran medida de ellos (la cola y el coma que forman al acercarse a la estrella es material que escapa).

fuente y credito a informador