jueves, 4 de abril de 2013

Más cerca de la detección directa de la materia oscura


Foto: WIKIMEDIA COMMONS


El equipo internacional que ejecuta el Espectrómetro Magnético Alfa (AMS) ha anunciado este miércoles los primeros resultados en la búsqueda de la materia oscura, que muestran un exceso de positrones en el flujo de rayos cósmicos. El portavoz de la AMS, Samuel Ting, ha explicado que, "en los próximos meses, el experimento será capaz de decir concluyentemente si estos positrones son una señal de la materia oscura, o si tienen otro origen". Los resultados de AMS, que se publicarán en 'Physical Review Letters', se basan en unos 25.000 millones de eventos grabados, entre ellos 400.000 positrones con energías entre 0,5 GeV y 350 GeV, registrado durante un año y medio. Estos datos representan la mayor colección de partículas de antimateria grabadas en el espacio. Los rayos cósmicos se cargan partículas de alta energía que impregnan el espacio. El experimento AMS, instalado en la Estación Espacial Internacional (ISS), está diseñado para estudiarlos antes de que tengan la oportunidad de interactuar con la atmósfera de la Tierra. Durante estas observaciones se detectó, por primera vez en dos décadas, un exceso de antimateria en el flujo de rayos cósmicos. El origen del exceso, sin embargo, sigue siendo inexplicable. Los expertos barajan la posibilidad, de la teoría conocida como 'supersimetría', según la que los positrones se podrían producir cuando dos partículas de materia oscura colisionan y se aniquilan.
Pero, en la medición AMS todavía no se puede descartar la explicación alternativa, que indica que los positrones proceden de púlsares distribuidos por todo el plano galáctico. "Cuando se toman datos con un nuevo instrumento de precisión y en un nuevo régimen, se tienden a ver muchos resultados, y esperamos que este sea el primero de muchos", ha apuntado Ting. En este sentido, ha señalado que "AMS es el primer experimento con capacidad para medir al 1 por ciento de precisión en el espacio. "Este es el nivel de precisión que nos permitirá saber si nuestra observación de positrones actual tiene un origen de materia oscura o de púlsar", ha insistido. La materia oscura es uno de los misterios más importantes de la física actual. Representa más de un cuarto de la masa-energía del Universo y se puede observar indirectamente a través de su interacción con la materia visible, pero aún no se ha detectado directamente. Las búsquedas de materia oscura se llevan a cabo en el espacio transmitidas por experimentos como AMS, así como en la Tierra en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) y una serie de experimentos instalados en laboratorios subterráneos profundos. "El resultado de AMS es un gran ejemplo de la complementariedad de los experimentos en la Tierra y en el espacio", ha señalado el director general del CERN Rolf Heuer, durante la rueda de prensa de presentación del hallazgo.

fuente y credito a europapress