La superficie del Atlántico alcanza su temperatura máxima en 150 años