miércoles, 10 de abril de 2013

Desarrollan 'lanzas' que estudian los cambios en zonas glaciares inaccesibles


Foto: BRITISH ANTARTIC SURVEY


Científicos de Reino Unido han desarrollado un proyectil en forma de lanza que utilizan para estudiar los cambios que se producen en zonas inaccesibles de los glaciares antárticos. Estos proyectiles, que son lanzados desde el aire, proporcionan datos a los expertos a través de GPS. Según han explicado los autores de la investigación, durante su participación en la Asamblea Europea de Geociencias en Viena, han explicado que ya se están utilizando veinticinco 'lanzas', que se han distribuido en la isla glacial Pine, en la Antártida. La elección del terreno se basa en que es un lugar en donde existe una de las corrientes de hielo más grandes y con mayor movimiento. Debido a estas corrientes, la isla Pine tiene muchas grietas, lo que la hace poco accesible para el hombre, por su peligrosidad. Los artefactos utilizados en este proyecto, que ha sido financiado por el Natural Environment Research Council (NERC) del Reino Unido, están equipados con GPS para rastrear la progresión del glaciar hacia el mar. Los científicos han explicado que son muy similares a "sonoboyas", los instrumentos flotantes que se lanzan desde aviones para estudiar los océanos. Los nuevos proyectiles son liberados desde el aire en un tubo y caen hacia el hielo, usando un paracaídas 20centímetros de ancho para estabilizar su descenso. Cuando las 'lanzas' chocan contra la superficie, se desplaza a unos 50 metros por segundo.
Cuentan con pequeñas aletas, o frenos de hielo, situadas a los lados de las lanzas y que les impide entrar en la superficie hasta una distancia demasiado profunda. La misión es que la cola de la 'lanza' que contiene la antena de satélite de comunicaciones, se mantenga en posición vertical por encima de la nieve para ser capaz de transmitir los datos GPS. Uno de los responsables de la investigación, Hilmar Gudmundsson, ha señalado que en Pine se está monitoreando la región de la Antártida, justo donde se producen los mayores cambios. Pine y su plataforma de hielo flotante son objeto de intenso estudio. Los científicos creen que es una de las zonas más interesantes de la Antártida porque drena el 10 por ciento de todo el hielo que fluye desde el oeste del continente, lo que hace una contribución significativa al aumento global del nivel del mar.

fuente y credito a europapress