miércoles, 17 de abril de 2013

Cumbre de expertos estadounidenses para afrontar la amenaza de los asteroides


Expertos estadounidenses, del campo de la ciencia y de la ingeniería, se reúnen estos días para buscar la mejor forma de defender a la Tierra de asteroides amenazantes. Los investigadores han señalado que, tras el suceso ocurrido en Rusia el pasado mes de febrero, el país se ha tomado muy en serio la posibilidad de que un asteroide pueda acabar chocando contra el planeta de manera catastrófica. Así, en Arizona se han encontrado los investigadores para analizar futuras maneras de detectar, rastrear y atajar las rocas espaciales; en California, el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA anunciaba este martes un sensor de infrarrojos para el seguimiento de asteroides y cometas; y en Washington, la empresa 'Recursos Planetarios', asociada a una de las compañías de ingeniería más importantes de Estados Unidos, Bechtel, busca la forma de recoger materias primas de estas rocas para su estudio. El copresidente de 'Recursos Planetarios', Peter Diamandis, ha señalado que la minería de asteroides podría convertirse "en una industria multibillonaria de dólares si su visión se convierte en realidad".
Se trata de una misión ambiciosa que busca traer la planeta las piedras preciosas existentes en el Universo, practicando la minería ahí arriba", ha apuntado. "Ambas partes comparten una visión común de innovar continuamente y empujar los límites, todo ello encaminado a facilitar una mejor calidad de vida", ha señalado la empresa Bechel. En la reunión del JPL de la NASA se ha hablado mucho de la misión propuesta para cazar un asteroide y llevarlo cerca de la Luna, prevista para 2021, pero el encuentro, según ha explicado la agencia espacial estadounidense, también proporcionó la información más reciente sobre las amenazas planteadas por los objetos cercanos a la Tierra, y qué hacer con ellos.

  IMPACTAR UNA NAVE
Durante ese encuentro, el experto de la NASA Shyam Bhaskaran, ha propuesto un proyecto que ha llamado 'AutoNav', con el que pretende guiar una nave hasta impactar con la roca a una velocidad de 45.000 millas por hora. El propio investigador ha hablado de las limitaciones de esta idea, ya que ha señalado que "no es tan fácil" y lo ha comparado con "disparar una flecha a un blanco en un coche de carreras a toda velocidad". Por otra parte, en la reunión de Arizona se ha hablado de la importancia de "la detección de los asteroides" y su opción es el desarrollo de telescopios espaciales diseñados específicamente para buscar asteroides. Por ahora, las previsiones de la NASA son lanzar al espacio el telescopio Sentinel, en 2017-2018 y también tiene pendiente la misión conocida como NEOCam. Ambas están programadas para explorar el cielo desde el punto de vista del espacio exterior, en busca de la luz infrarroja de los asteroides. "Los sensores infrarrojos son una poderosa herramienta para el descubrimiento, la catalogación y la comprensión de la población de asteroides", ha indicado la investigadora del JPL Amy Mainzer, que ha explicado que, "cuando se observa una roca espacial a través de infrarrojos se está viendo sus emisiones térmicas, que pueden definir mejor el tamaño del asteroide y pueden decir algo acerca de la composición".

fuente y credito a europapress