Una hipotética quinta fuerza de la naturaleza permitiría "ver" el interior de la Tierra